La historia de la pesca

La pesca es una de las actividades más antiguas del ser humano. En la prehistoria, junto con la caza y la recolección de frutos y vegetales, era la actividad mediante la cual se sostenía el ser humano alimenticiamente.

La pesca es todo un arte. Hay varias modalidades. Las dos principales son la deportiva y la comercial.

La primera es la que se realiza por ocio o competencia. El propósito de esta modalidad de pesca es lúdico casi siempre, no obstante, existen varios tipos de competencias. Este tipo de pesca se rige por la legislación de las diferentes regiones y entidades que se dedican a la pesca deportiva. Las leyes establecen, entre otros puntos, el cupo de capturas y el tamaño según la especie que sea. Las administraciones de estas entidades también son las encargadas de gestionar la actividad en los diferentes hábitats donde se vaya a realizar la pesca.

Hay concursos, campeonatos y diversas competiciones relacionadas con este tipo de pesca, la cual se realiza utilizando, fundamentalmente, dos instrumentos: la caña y el carrete. Estos, a su vez, se dividen de acuerdo a la clase de equipo que se usa en spinning, baitcasting, convencional y mosca. Este tipo de pesca tiene sus estilos, que varían según el hábitat donde se hagan y las especies de peces a capturar.

Según la distancia de la costa a los caladeros y de cómo se realizan las actividades pesqueras, éstas pueden ser: pesca de bajura, pesca de altura y pesca de gran altura.

5

Por otra parte, la pesca comercial es aquella que se lleva a cabo con fines comerciales. Ha sido durante siglos el sustento de muchísimas poblaciones costeras o isleñas en todo el mundo. La pesca comercial se divide en dos grandes grupos: pesca en agua salada, realizada, por supuesto, en el océano; y pesca en agua dulce, que se desarrolla en aguas continentales como ríos, lagos y embalses.

La división en estos dos grupos está establecida también a nivel legislativo. O sea, ambas pescas se regulan por las leyes de los diferentes Estados.

Actualmente, los sistemas de pesca se han industrializado grandemente. No obstante, en algunas regiones aún se emplean las tradicionales técnicas de pesca. De ahí que esta pesca se divida en dos subcategorías más: la pesca artesanal y la pesca industrial. Esta última tiene como fin obtener un gran número de capturas para comercializar a gran escala.